Griela Pérez: Diseñadora peruana busca revalorizar la cultura andina

 

Gracias a su marca “Las Polleras de Agus”; muchas niñas peruanas han dejado los tutús para pasar a las polleras.

La moda y el arte siempre apasionaron a Griela. Cusqueña de nacimiento, el orgullo por su cultura la llevó a desarrollar una línea de ropa sostenible que revalorizara las tradiciones peruanas. “Quería incentivar a mi hija Agustina a que ame sus raíces, la primera pollera que hice fue para ella”.

“Agustina iba con sus polleras a todos lados” Amigos y conocidos la buscaban, pidiéndole que les diseñara polleras a sus hijas. De la mano de la primera artesana con la que trabajó, que ahora es también una amiga, comenzó a construir lo que hoy es su empresa “Las Polleras de Agus”, en honor a la modelo inicial, su hija.

Griella busca fomentar la identidad cultural y preservar las tradiciones, a través del bordado de los trajes tradicionales en sus prendas. Actualmente, cuenta como 13 artesanos en distintas regiones: Huancayo, Ayacucho, Cusco, Lima, Junín y Puno.

Las y los artesanos que trabajan con ella llegan a ganar el triple de lo que ganarían en un proceso industrializado. “Este es el mejor incentivo que puedo tener, saber que se está fortaleciendo su economía a través de este proyecto”. Para la diseñadora, es importante que la gente comprenda que no solo están comprando una prenda, sino la historia de un artesano.

Las Polleras de Agus han logrado desmitificar una prenda que muchos consideraban un disfraz o algo exclusivo de la cultura de los andes, rompiendo los hábitos de consumo desde la vestimenta de las más pequeñas del hogar. “Cambiar influencias occidentales como un tutú o un traje de Disney por una pollera es un orgullo para nosotros.” Comenta.

Agustina es la mayor admiradora de su madre. “Hace poquito me preguntó ¿qué es una pollera? y al contarle, le encantó, le pareció como ponerse un cuento. Fue al colegio con su pollera y le contó a todos sus amigos cómo se había hecho”. También quiere diseñar, como su madre, y ya tiene un diseño propio a la venta.

La marca se ha vuelto más grande, no solo produce polleras, sino que cuenta con diferentes colecciones como casacas, zapatos, accesorios, hogar, entre otras. “Decidí saltar a otras prensas para que más personas se puedan sumar, los bordadores quieren crear cosas nuevas, esto también es un proyecto personal para ellos”. Adicionalmente de buscar el desarrollo de los artesanos de su equipo, Las Polleras de Agus se encuentra trabajando con CARE Perú en una iniciativa para fomentar la educación de niñas en zonas rurales, y que a través de la moda puedan salir adelante y cumplir sus sueños.

Historia: Lucía Váscones / CARE Perú

Griela