Maricielo Peña: “Cuando piensas que todo se perdió, es mentira. Quiero decirles a las mujeres trans que todas podemos, tenemos que dedicarnos, pero podemos”

 

Maricielo es ingeniera pesquera e internista de psicología clínica. Ser una mujer travesti, como se identifica, ha significado para ella una lucha constante contra la discriminación y los prejuicios. Hoy es parte del equipo de CARE Perú como asesora de enlace trans en el proyecto del Fondo Mundial y potencia los liderazgos de otras mujeres trans.

Maricielo Peña

Cuando Maricielo terminó la carrera de ingeniería pesquera, rápidamente comenzó a trabajar y a ahorrar. En este momento de su vida, decidió cumplir una meta que tenía pendiente desde pequeña: iniciar y atravesar su proceso de transición de género.

Para ella era importante poder expresar y verse por fuera, como la mujer que siempre se sintió por dentro, y así lo hizo. Ella se identifica como una mujer travesti, aunque reconoce que es un término con el que muchas mujeres trans no se identifican, sin embargo, es parte de su historia y de cómo construye su identidad de género.

En este camino, se dio cuenta que los retos y desafíos eran aún mayores. Al inicio su proceso de transición, veía como como las personas de su entorno afectivo y laboral, empezaron a rechazarla y discriminarla por hacer visible su identidad de género. “Cuando quise hacer mi tesis nadie me quería asesorar”, cuenta. La situación era insostenible y tuvo que dejar de ejercer la ingeniera para buscarse la vida en otros espacios.

La exclusión social, llevo a Maricielo a buscar construir vínculos afectivos más allá de los que tradicionalmente conocemos. Encontró en sus hermanas, otras mujeres trans, la posibilidad de construir una familia diversa para cuidarse y gestionar el sostenimiento colectivo.

“Nosotras vivimos siendo discriminadas todas nuestras vidas”, afirma con pesar. Algo que nunca olvidará fue lo que vivió en el 2007, tras el terremoto de Pisco: “no quisieron considerarnos como damnificadas a mí y a al grupo de chicas con las que vivía”, relata. Alegaron que no conformaban una familia.

“Toda esta negatividad que había sufrido, toda esta vulneración de derechos, me hizo decirme, este es el camino que quiero seguir, el de la lucha por nuestros derechos”. Así comenzó a trabajar arduamente desde el activismo y la ciudadanía organizada para luchar por los derechos de las personas trans.

En 2008 tuvo la oportunidad de unirse al equipo de CARE Perú en el marco del proyecto del Fondo Mundial, que busca fortalecer a colectivos LGTBI con respecto a la prevención y tratamiento del VHI y el SIDA, en que trabajó como lideresa comunitaria.

Esta experiencia abrió otras oportunidades e intereses, como la psicología, por la que optó como segunda carrera.  “Nuestra vida no es solo activismo, también tenemos otras cosas particulares a las que nos dedicamos y que lo complementan”.

Hoy, en el último año de la carrera de psicología clínica, Maricielo Peña regresa a CARE Perú como asesora de enlace trans, en la nueva fase del proyecto del Fondo Mundial. “Además de mis labores con el proyecto, acabo de terminar mi internado en Chincha y estoy trabajando en una universidad y haciendo mi tesis”.

A través de su trabajo con colectivos LGTBI dentro y fuera del proyecto, Maricielo potencia los liderazgos de otras mujeres trans que son parte de CARE Perú.

Próxima a graduarse de su segunda carrera, la asesora de proyecto de CARE Perú, recalca: “Cuando piensas que todo se perdió, es mentira. Quiero decirles a las chicas que todas podemos, tenemos que dedicarnos, pero todas podemos”.

Texto por Alejandra Baluarte – CARE Perú