Mariluz Liuya: “Con amor y pasión todo funciona”

 

Un ejemplo de perseverancia que ha logrado sacar a su familia adelante y ser una inspiración para su comunidad en Manchay, a través de la crianza de cuyes y gallinas.

Mariluz Liuya

Cuando Mariluz decidió comprarle una gallina a su pequeña hija Kiara para que se entretuviera recogiendo sus huevos en el 2018, jamás imaginó que podría comenzar un negocio de crianza de gallinas. Al inicio los huevos eran consumidos por ella y su familia, pero pronto se dio cuenta que producían demasiados, así que empezó a venderlos en su comunidad.

Sin embargo, esta no fue la primera experiencia de Mariluz con ganadería de corral, ya que desde el 2013 viene emprendiendo un negocio de crianza de cuyes junto a su esposo. “Mi esposo empezó con la crianza de cuyes, pero yo no sabía cómo funcionaba eso. Nos costó mucho pero poco a poco hemos salido adelante”, menciona.

La constancia de Mariluz ha sido la motivación que su esposo Miguel necesitaba para dejar de conformarse con su situación actual y arriesgarse a invertir en el negocio. Actualmente, crían 3500 cuyes y 50 gallinas en su galpón de materiales reciclados, los cuales sirven como el soporte económico de su hogar.

Mariluz y su hija Kiara

El camino no fue fácil, tuvieron problemas en la convivencia, pero lograron superarlos conforme fue creciendo su emprendimiento. “Nuestro negocio nos ha ayudado a tener un objetivo juntos. Mi esposo mira en mí las ganas de superarse, lo he impulsado. Ahora sí puedo decir que estamos en el mismo camino”, cuenta Mariluz.

A través del proyecto “Ella Alimenta al Mundo” Mariluz recibe capacitaciones que le permiten obtener herramientas para posicionar su negocio en Manchay, distrito de Pachacámac. “CARE me está ayudando mucho. Me da ese entusiasmo para seguir creciendo y proyectarnos al futuro”.

La emprendedora espera que su negocio continúe creciendo, y se convierta en una granja. “Miramos a más, a futuro. Queremos tener una granja con una raza de cuy reconocida, y tener una página web […] Que reconozcan a nuestros cuyes como productos de calidad y nos recomienden”.

Para obtener lo que ha logrado tuvo que hacer muchos sacrificios en su vida personal y familiar. Ahora anhela poder estudiar administración y marketing. Además, sueña con construir una casa de material noble, que le brinde mayor comodidad y seguridad a su hija Kiara.

Mariluz sabe que, #ComoElla, otras mujeres pueden emprender, por ello les recomienda ser pacientes y perseverantes al iniciar un negocio. Su experiencia le ha enseñado que es necesario invertir dinero y tiempo para obtener ganancias; no obstante, el amor que le pone a su trabajo es esencial. “Con amor y pasión todo funciona”, comenta.

Texto por Maria Fernanda Cantelli – CARE Perú