bartolina_sisa_600

Un 5 de septiembre de 1782, una mujer indígena pierde la vida cruelmente tras levantarse ante la opresión de la comunidad quechua-aymara. Doscientos años después, se elige conmemorar esa fecha como el Día Internacional de la Mujer Indígena. Esa mujer fue Bartolina Sisa. 

Intrépida, valiente y fuerte, Bartolina Sisa fue fundamental en el alzamiento del pueblo indígena contra la opresión española. Sus padres fueron José Sisa y Josefa Vargas, originarios del Alto Perú. Se convirtieron en comerciantes para liberarse del sometimiento que existía sobre los pueblos originarios de esas tierras. Ella también adquiere experiencia en el comercio y logra independizarse a temprana edad.   

Viajó por muchos pueblos, comunidades y minas, y conoció la cruda realidad que se vivía. Pudo observar el sometimiento, la explotación y el abuso que sufrían sus hermanos indígenas durante la época de la colonización. Es así, como en ella crece una convicción de protesta contra el régimen opresor de ese entonces.

Se casó con el caudillo Túpac Katari y junto a él, organizó la resistencia indígena contra los españoles. Fue dirigente en la rebelión anticolonial de Túpac Katari en el Alto Perú. Después de ser apresada, un 5 de setiembre de 1782, Bartolina Sisa es sentenciada a muerte. 

Tras sufrir humillaciones y torturas, la lideresa es ahorcada. Sus restos fueron distribuidos en los lugares donde comandó a las tropas indígenas. De esta manera, se buscaba amedrentar el levantamiento quechua-aymara pero no funcionó. Para su pueblo, la muerte de Bartolina fue y sigue siendo símbolo de las tantas batallas peleadas en contra de todas las injusticias que vivieron a través de la historia. 

En 1983, durante el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América, se establece el Día de la Mujer Indígena en conmemoración de Bartolina Sisa y en nombre de todas aquellas mujeres que fueron y son parte de la lucha contra la discriminación y los abusos a sus pueblos, y que, a su vez, transmiten su herencia cultural a las futuras generaciones. 

Ser mujer indígena en esta época, aún significa estar en una situación de vulnerabilidad, ya que son mayoritariamente excluidas de recibir educación y de acceder a servicios de salud. Muchas cosas han cambiado a través del tiempo, pero incluso ahora las Bartolinas continúan luchando por alcanzar una mejor condición de vida para sus pueblos. El racismo y la discriminación aún están instalados en nuestra sociedad, debemos recordar que la lucha contra estos problemas no es de unos pocos sino la de todos aquellos que creemos en una sociedad basada en el respeto y la igualdad. 

REPOSITORIO
JUNTOS ANTE
EL ZIKA
ver más Toma acción
HAZ UNA
DONACIÓN
ver más Haz una donación
PONTE EN
CONTACTO
ver más Ponte en contacto
SUSCRÍBETE
Ir al formulario