inest

9 de marzo.

CARE Internacional trabaja alrededor del mundo para salvar vidas, vencer la pobreza y alcanzar la justicia social. Debido a que nuestra misión se enfoca en mujeres y niñas, estamos comprometidos con construir un mundo donde las brechas de desigualdad no existan.
Somos conscientes de los recientes comentarios en las redes sociales sobre nuestra presidenta, y es por eso que hacemos de conocimiento público un comunicado:

Dada la conversación suscitada tras la entrevista que di esta semana a un medio local, y como presidenta de CARE en el Perú, quiero expresar mi posición frente a las brechas de género. Como expresé en un mensaje rectificatorio en Twitter el mismo lunes por la tarde, las mujeres sí enfrentamos discriminación en muchos sectores. En ese mensaje lamenté – y lamento mucho – mi error de no haberlo comunicado de manera más clara y contundente, pedí disculpas por ello y renové mi compromiso de seguir luchando por la igualdad de oportunidades para las mujeres en el Perú.

Agradezco los comentarios en las redes por enfocar la discusión hacia la falta de oportunidades y los obstáculos que enfrentan las mujeres en nuestro país. Es innegable que, en un contexto como el peruano, en el que 5 de 10 niñas en espacios rurales no logran culminar sus estudios escolares (MINEDU 2016) y – como se ha traído a la mesa – menos de 16 de cada 100 mujeres peruanas logra acceder a educación superior universitaria (INEI 2015); existen enormes dificultades para acceder a espacios ejecutivos y de toma de decisión. Esto sin mencionar las dificultades derivadas de los prejuicios aún vigentes en nuestra sociedad y el acoso y violencia sexual en los espacios de trabajo.

Creo profundamente que, como mujeres, tenemos el poder de transformar nuestra sociedad. A pesar de los abusos y las inequidades, estamos llamadas a ser agentes de cambio para que las mujeres que vienen puedan pararse sobre nuestros hombros y alcanzar una equidad verdadera. Esto, por supuesto, no desestima la importancia de los cambios necesarios a nivel social e institucional, pues no estamos en control de todos los factores externos, pero es importante que tomemos acción y mostremos nuestra fuerza y nuestra resiliencia.

Mi generación ha visto avances en las oportunidades para mujeres: solo desde el 2004, la cantidad de mujeres que trabajan en medianas y grandes empresas ha subido de 12% a 18% (INEI 2016) y la brecha de participación comienza a achicarse, pero aún existe. Muchas hemos podido avanzar en un mundo que antes era exclusivamente masculino, pero este es un porcentaje que aún debe crecer mucho más en el mundo laboral. Comprendo que mi experiencia en ese sector no representa necesariamente las luchas y dificultades que atraviesan otras mujeres peruanas, por lo que mi compromiso es aún mayor para seguir luchando para abrir más caminos y más oportunidades para todas las mujeres y especialmente para las niñas de menos recursos de nuestro país.

ines3

HAZ UNA
DONACIÓN
ver más Haz una donación
PONTE EN
CONTACTO
ver más Ponte en contacto
SUSCRÍBETE
Ir al formulario