foto2

La lucha contra la desnutrición y la anemia en el Perú ha presentado grandes avances, pero también muchos desafíos ¿Cómo abordarlos desde las organizaciones civiles y el estado? Te lo contamos en esta entrevista con Paul Lucich; el especialista en Nutrición de CARE Perú.

Hace una década, la desnutrición infantil en el Perú superaba el 30%, ahora alcanza poco más de 12%. Sin embargo, la reducción no se refleja en las zonas rurales, donde la desnutrición crónica infantil (DCI) alcanza a un 25,3% de las niñas y niños menores de 5 años.

Por su parte, la anemia sigue afectando a más del 40% de las niñas y niños peruanos, afectando su desarrollo a corto y largo plazo. Aunque los esfuerzos del estado y entidades civiles e internacionales han rendido frutos, la problemática persiste.

Paul Lucich, especialista de Nutrición de CARE Perú nos cuenta más sobre esta problemática y sobre el compromiso de la organización con reducir las cifras de DCI y anemia en todo el territorio nacional, pero especialmente en las zonas rurales y periurbanas.

¿Cuál es la situación actual de la nutrición en el Perú?

Tuvimos grandes progresos, pero tenemos grandes desafíos. Si nos enfocamos en la problemática de la desnutrición o anemia, hay dos grandes indicadores que son la DCI, que está medida por la talla (muestra el potencial de talla que le correspondería según la edad). El Perú consiguió grandes avances en el indicador y fue reconocido como un modelo a nivel mundial. Hubo una reducción significativa por varias causas y estrategias que vinieron desde el estado, la cooperación internacional y organismos civiles.

En el caso de la anemia, en los últimos cuatro años el promedio en niños de 6 a 36 meses no tuvo variación y continúa en más de 40%; lo cual constituye un problema público. Es muy probable que los niños con desnutrición crónica sufre de anemia, también existen niños con buena talla, con buen peso que tienen anemia y ambos son problemas de nutrición, pero con causas diferentes. La desnutrición tiene como causa el reducido aporte de energía que está en los macronutrientes. La mayoría de los casos de anemia son producidos por deficiencia de un micronutriente, que se retiene en pequeñas cantidades y las personas que no consumen estos micronutrientes específicos, como el hierro, pueden tener anemia. Hay otras causas, como la infestación de parásitos que se enganchan en el intestino y generan un micro sangrado, como no se tiene una compensación por el hierro que se pierde, el niño puede llegar a padecer de anemia.

Para evitar la anemia, es importante una adecuada nutrición y consumo de nutrientes específicos, así como abordar las otras causas a través de prácticas de higiene adecuadas.

Ante esta situación ¿Cuál es el mayor reto del país en materia de nutrición?

El reto actual es encontrar una estrategia que funcione. En los últimos años el país apostó por incrementar las coberturas en los suplementos de gotas, jarabe o micronutrientes que se disuelve en los alimentos e incrementar el consumo de hierro. A través del plan multi sectorial de lucha contra la anemia, que se aprobó el año pasado, se buscaron varios mecanismos para que no solo sea el personal de salud, sino actores sociales, comunitarios y otros, los que verifiquen que sí se consuma el producto. Además, se debe es clave incrementar el consumo de alimentos con hierro, aprovechando que el Perú tiene una gran variedad gastronómica y aumentar el consumo de alimentos específicos como la sangrecita y las vísceras.

En el país, existen distintas regiones y no a todas se les puede intervenir con la misma estrategia, debemos analizar cara región y el metabolismo de los niños para saber cómo combatir la anemia en cada una de ellas.

¿Por qué es importante disminuir la anemia y la DCI?

Los niños que tienen anemia tienen menos puntaje en pruebas de ámbitos de desarrollo (retención, psicomotricidad gruesa, comunicación o dificultad de aprendizaje). Si la anemia es sostenida por mucho tiempo causa un efecto permanente sobre la persona y afecta su potencial en el desarrollo, al reducir la anemia en el Perú, permitiría el mejor desarrollo de sus pobladores, lo mismo en el caso de la desnutrición. Un niño que no alcanza la talla cuando aun está en formación, tiene muy difícil alcanzarla luego y puede presentar otros problemas durante su crecimiento.

¿Por qué a pesar de los recursos alimenticios con los que contamos, no se logra alimentar bien a las y los niños peruanos?

La anemia se combate dentro del hogar y es esencial que cumplan con las estrategias señaladas en los centros de salud. En los primeros años de vida se debe consumir alimentos fortificados con hierro (productos a base de harina de trigo, leche, etc), pero a veces el crecimiento de los niños es tan alto que se debe complementar con suplementos para lograr una alimentación adecuada. En otros países se implementa la fortificación de otros alimentos, en el Perú los programas sociales están obligados a comprar arroz fortificado y esto será una fuente adicional de hierro para las familias.

Pero si no creamos conciencia del problema, no habrá un cambio de conducta por parte de las familias en querer prevenir la anemia. Por esto, debemos pensar en cambiar las estrategias de implantación de los suplementos entregados por el estado.

¿Cómo trabaja CARE para combatir esta problemática?

El esquema que utiliza Care para los proyectos se basa en desarrollar modelos en un ámbito pequeño que puede controlar y observar de cerca. Finalmente, con los resultados validados hace un escalamiento a través de la incidencia y desde la asociación con otras instancias de la sociedad civil para llegar al estado. El estado incorpora una de estas lecciones aprendidas en una política pública y así puede llegar a todo el país. Así es como contribuyó Care Perú en la formulación de políticas en base a su experiencia en desnutrición crónica.

¿En qué proyectos ha trabajado CARE Perú en esta materia y en qué iniciativas se está trabajando actualmente?

Care Perú fue una de las instituciones que diseñó modelos y propuso alternativas que finalmente fueron incorporadas en políticas públicas y contribuyeron a esta reducción de la desnutrición. El proyecto emblema que trabajó Care Perú fue REDESA, que logró reducir 9 puntos porcentuales la desnutrición en el ámbito de intervención. Este programa interviene y mejora las prácticas de alimentación y cuidado a las familias a través de visitas, consejería en los establecimientos de salud, etc. También, se trabajó la mejora de ingresos económicos y de alternativas de desarrollo económico en las familias ganaderas, agrícolas y artesanales. Se juntaban dos corrientes, mejorar las condiciones de vida en las familias y sus prácticas. Esta potencialidad consiguió el éxito del proyecto y varios aspectos fueron incorporaron en políticas públicas.

En la actualidad estamos liderando un proyecto para reducir la anemia en el distrito de Cieneguillo, Sullana. Este proyecto se está realizando gracias al financiamiento de una empresa privada e interviene a nivel de familias. Se consiguió reducciones de anemia del 15% en niños menores de dos años y casi 20% en gestantes de un año a otro. Esto se logró gracias al acompañamiento a familias, a través de grupos de campo que brindan información individual de cada caso y orientan la suplementación de hierro en su alimentación. El personal del equipo se encarga de enviar mensajes personalizados según el tratamiento que están siguiendo, para lograr influir en el consumo del suplemento de manera directa, privilegiando el trato directo y la participación de las madres y padres, o personas a cargo, quienes son los que finalmente se encargan de suministrar los suplementos a las niñas y niños.

Por otro lado, acaba de comenzar un proyecto a nivel CARE global, llamado “Ella alimenta el mundo” que busca empoderar a las mujeres agricultoras y ganaderas, desde la economía. Cuando pueden hacer uso de recursos financieros y económicos ganan autonomía y mejoran sus condiciones de vida y la de sus familias, por tanto, también su alimentación. Este proyecto se implementará en varios países del mundo en África, Centro América y el Perú e incluye un componente de nutrición.

Además, CARE Perú es parte de la Iniciativa contra la Desnutrición Infantil (IDI), que congrega a varias entidades para generar incidencia política en el tema de desnutrición y anemia. A través de la IDI tenemos la oportunidad de compartir experiencias y aprendizajes para armar un paquete como sociedad civil que podamos llevar hasta el estado e incidir en políticas públicas.

CARE Perú continúa trabajando para que todas y todos los peruanos puedan alcanzar su máximo potencial y contribuir así al desarrollo de sus comunidades y del Perú.

foto1

HAZ UNA
DONACIÓN
ver más Haz una donación
PONTE EN
CONTACTO
ver más Ponte en contacto
SUSCRÍBETE
Ir al formulario