Grow 1

El proyecto ha logrado, por primera vez, la implementación total de un currículo especializado en poblaciones vulnerables en el sistema público de salud.

Lima, 30 de abril.- En el Perú, el consumo de alcohol y drogas ilegales comienza entre los 12 y 14 años. Se estima que menos del 10% de las mujeres que sufren de adicción a sustancias reciben ayuda especializada.

Las adicciones son parte de una larga lista de problemas relacionados a la salud mental, que deben ser atendidos de forma urgente. La salud mental es clave: implica que las personas puedan afrontar las circunstancias difíciles y el estrés de la vida cotidiana, trabajar productivamente y así contribuir con el desarrollo de sus comunidades y naciones.

Desde hace algunos años el Ministerio de Salud trabaja en fortalecer los servicios de salud mental pública del país. En el marco de estos esfuerzos, el Proyecto GROW, implementado por CARE Perú con el financiamiento y apoyo de la Embajada de Estados Unidos, en alianza con DEVIDA y organizaciones ciudadanas, trabaja desde el 2016 para capacitar y mejorar la atención especializada de las poblaciones vulnerables que son víctima de la adicción a drogas.

“En el 2012, el gobierno peruano pidió la elaboración de un currículo que se enfocase en las mujeres. Se eligió el currículo GROW, el cual guía la recuperación por el abuso de sustancias con prioridad en mujeres y adolescentes y enfoque de género, este programa cuenta con 10 manuales de entrenamiento. Care Perú se encargó de implementar los primeros 6 manuales, que fueron socializados con personal de salud de Lima y Callao”, comenta Elena Esquiche, jefa del proyecto. Fue tal el éxito de esta implementación, que pronto se expandió el proyecto a otras 6 regiones.

“En el 2012, el gobierno peruano pidió la elaboración de un currículo que se enfocase en las mujeres. Se eligió el currículo GROW, el cual guía la recuperación por el abuso de sustancias con prioridad en mujeres y adolescentes y enfoque de género. CARE Perú se encargó de implementarlo.”

El currículo GROW aborda la problemática de las adicciones con un enfoque de género, atendiendo las necesidades específicas de las mujeres y adolescentes víctimas de adicciones. Muchas de ellas son sobrevivientes de violencia de género, uno de los factores que las y los profesionales de la salud deben tomar en cuenta para atenderlas, y el currículo GROW los prepara para ello.

“CARE Perú logró desarrollar programas de entrenamiento en todos los niveles del estado. Nos enfocamos en diseñar un modelo sostenible, apostando por un tema poco tocado. El éxito de la primera fase nos ha permitido llevar el currículo a lugares como Huánuco, Trujillo, Lambayeque, Ayacucho, Moquegua y Arequipa”, comenta Esquiche.

A la fecha, el proyecto ha conseguido mejorar la atención primaria de mujeres y adolescentes víctimas de adicción en 6 regiones y continúa expandiéndose al resto del territorio nacional. Solo durante la primera y segunda fase se capacitó a más de 11,000 profesionales de la salud. A la fecha más de 360 personas están certificadas como facilitadores regionales. El currículo GROW ha sido implementado en su totalidad (10 manuales) en el sistema público de salud, algo nunca visto en el mundo.

Tras los excelentes resultados las primeras 2 fases, el Proyecto GROW está trabajando en la implementación de un nuevo currículo: esta vez, mejorando  la atención especializada para los pacientes que pertenecen a la comunidad LGTBI, quienes también se enfrentan a una serie de condiciones específicas que pueden propiciar adicciones y otros problemas de salud mental, como la homofobia.

“El currículo SOGI fue validado en el 2017 por la embajada americana. Sin embargo, fue corregido, actualizado y adaptado al contexto nacional, por el equipo de plan Colombo y el programa Grow. Entrenadores internacionales capacitaron al primer grupo de facilitadores nacionales que ya están implementando el proyecto en el sistema de salud público”, comenta Esquiche.

Entre octubre (2018) y abril de este año, más de 500 profesionales de la salud mental que trabajan en el sistema de salud pública, han sido alcanzados por las capacitaciones y réplicas del currículo SOGI. Esto se ha logrado, en gran parte, gracias al trabajo articulado con colectivos y organizaciones LGTBI.

Al concluir las capacitaciones, los centros de salud reciben la certificación del proyecto como “Zona Segura”, un elemento que permite que los pacientes se sientan en confianza y continúen sus tratamientos en los centros de salud públicos y con profesionales capacitados específicamente para atenderlas y atenderlos.

“En Perú no existen investigaciones de drogas en mujeres, ni de adiciones de la comunidad LGTBI, consideramos que estamos contribuyendo de manera significativa a comprender este mal y a optimizar la atención de poblaciones vulnerables.”

El proyecto GROW también pretende dejar información valiosa en materia de atención especializada para poblaciones vulnerables, “En Perú no existen investigaciones de drogas en mujeres, ni de adiciones de la comunidad LGTBI, consideramos que estamos contribuyendo de manera significativa a comprender este mal y a optimizar la atención de poblaciones vulnerables. Son problemáticas que se deben empezar a visibilizar”.

CARE Perú asume la responsabilidad de continuar trabajando de la mano del Ministerio de Salud, en el marco de la reforma nacional de salud mental, en fortalecer las capacidades del personal de salud y garantizar la atención especializada y con enfoque de género de las poblaciones más vulnerables que sufren de adicciones a las drogas.

grow 2

 

HAZ UNA
DONACIÓN
ver más Haz una donación
PONTE EN
CONTACTO
ver más Ponte en contacto
SUSCRÍBETE
Ir al formulario