descarga

La árbitra francesa impartió justicia en una de las finales más esperadas del fútbol en Europa y marcó un hito en la búsqueda de la igualdad en los deportes 

Ayer, miércoles 14 de agosto, se dio lugar a la final de uno de los torneos más importantes del fútbol europeo: la Supercopa. Después de igualar 2-2 en tiempo reglamentario y suplementario, el Liverpool resultó campeón tras vencer 5-4 en penales al Chelsea.  

Sin embargo, el centro de atención se lo llevó esta vez la francesa Stéphanie Frappart, que se convirtió en la primera mujer en arbitrar una final masculina europea del máximo nivel. Ella y sus asistentes, su compatriota Manuela Nicosi y la irlandesa Michelle O’Neal, tuvieron una final sin sobresaltos y acertaron en todas las acciones que generaron polémica en el transcurso del partido. 

1168040048_20190814211109031-kMCH-U464083338704VND-980x554@MundoDeportivo-Web

Frappart es una árbitra reconocida y considerada por la FIFA. Hace poco dirigió la final del Mundial Femenino en Francia entre Estados Unidos y Alemania. Además, dirige regularmente partidos de la Ligue 1. Su impecable desempeño confirma lo que dijo en la rueda de prensa previa a la final de la Supercopa: “Cada equipo juega distinto, pero el fútbol es lo mismo para mujeres y hombres”. 

Dando muestra de toda su capacidad en uno de los partidos más importantes del fútbol europeo, Frappart hizo historia y dio un paso importante en el camino de alcanzar la igualdad en los deportes. Ella y su equipo arbitral inspiran a más mujeres a seguir ganándose un espacio en el mundo del fútbol.

REPOSITORIO
JUNTOS ANTE
EL ZIKA
ver más Toma acción
HAZ UNA
DONACIÓN
ver más Haz una donación
PONTE EN
CONTACTO
ver más Ponte en contacto
SUSCRÍBETE
Ir al formulario