gina3

La comunidad de Palo Blanco en Piura ya es conocida por empresarios del mundo por exportar cacao de la más fina calidad. Sin embargo, poco a poco se están abriendo paso las pequeñas empresas que buscan convertir el cacao en deliciosos productos.

Gina es una de las mujeres que ha decidido emprender la aventura del negocio propio. Ha sido, ciertamente, una aventura, ya que se ha enfrentado al clima, a su familia y a sus propios miedos.

Gina se casó muy joven y desde siempre se ha dedicado únicamente a los quehaceres del hogar, y solo preparaba chocolates como un pasatiempo. No se imaginó nunca que tendría la oportunidad de convertirse en una empresaria del chocolate.

“CARE Perú llegó a mi comunidad hace unos tres años, y brindó capacitaciones para elaborar chocolates. Yo antes elaboraba bolitas de chocolates de manera muy artesanal, así que cuando me enteré de la capacitación me emocioné mucho, pero me enfrenté, como muchas mujeres, a los comentarios de algunos hombres. Mi esposo me decía que estaba perdiendo mi tiempo en lugar de dedicarme a mis hijos”.

Pero estaba equivocado. El poder de organización de las mujeres de Palo Blanco logró que pronto el grupo se convierta en la asociación “Asociación de mujeres emprendedoras Cesar Vallejo de Palo Blanco”.

Por su iniciativa, la asociación de Gina realizó una pasantía en Buenos Aires, pueblo vecino de Palo Blanco, en donde conocieron a otra asociación de productoras de chocolates llamada “Asdeme”. “Fue una experiencia rica para mí, porque aprendimos no solamente la parte técnica sino que nos motivamos mucho al ver a otras mujeres emprendedoras”.

“Antes comíamos esos chocolates, pero no sabíamos que nosotras podíamos hacerlos también. Además los vendemos en ferias y nos llena de mucho orgullo decir que somos nosotras quienes los preparamos. Mi familia también se siente contenta y orgullosa cando ven videos míos en las redes sociales, o escuchan nuestro spot gracias a una radio local que también nos apoya difundiendo nuestro negocio. Ahora me siento una persona importante que tiene mucho para mostrar”, comenta Gina.

El año pasado, la asociación de Gina sufrió un duro golpe. El fenómeno del niño generó inundaciones y desbordes de ríos en todo el norte del Perú, incluido Piura. Si bien ellas no sufrieron la pérdida de sus bienes, la producción de cacao se vio afectada y Gina ya no contaba con cacao de calidad. “Tuvimos una baja en la producción, aún estamos en proceso de recuperación porque no hay mucha producción de cacao, pero no perdemos los ánimos”.

Esos ánimos las motivan a seguir pensando en grande. Gina tiene como meta comprar maquinarias más grandes para el procesamiento del cacao y así producir en mayor volumen. También espera tener un local propio de producción y venta, con todos los registros adecuados que les permitan exportar su producto al extranjero. Por lo pronto, ya ofertan sus productos en un importante centro comercial de la capital de Piura.

gina2

HAZ UNA
DONACIÓN
ver más Haz una donación
PONTE EN
CONTACTO
ver más Ponte en contacto
SUSCRÍBETE
Ir al formulario