CARE PERÚ ADAPTA ESTRATEGIAS DE PROTECCIÓN HACIA LA POBLACIÓN REFUGIADA

CARE PERÚ ADAPTA ESTRATEGIAS DE PROTECCIÓN HACIA LA POBLACIÓN REFUGIADA

Desde el inicio de la crisis de migración venezolana, CARE Perú con más de 49 años de experiencia asistiendo a personas en condición de vulnerabilidad, tomó acción y desarrolló proyectos que ayudaron a sostener y darles herramientas a personas que llegaban a nuestro país en busca de mejores oportunidades.

El impacto de la crisis por el COVID-19 ha puesto en evidencia la necesidad de proteger los derechos de los grupos más vulnerables en el Perú, incluidos los migrantes y refugiados. La pandemia no solo pone en riesgo la integridad de su salud, sino que también tiene impactos sociales y económicos en esta población.

Si bien se han destinado recursos por parte del Gobierno para reducir el impacto económico de la emergencia, la población migrante no está incluida en los beneficios sociales programados. En este contexto, sus necesidades más urgentes son la alimentación, alojamiento y pago de servicios básicos; sin embargo, en el caso de las mujeres migrantes requieren necesidades especiales de acceso a servicios de salud mental y protección.

El informe del Análisis Rápido de Género (ARG) realizado por CARE Perú en las regiones de intervención del Proyecto Alma Llanera, reporta que el 80 % de aproximadamente de las/os venezolanas/os que se encuentran en el país, planean quedarse, esta investigación se realizó antes de la emergencia sanitaria por COVID-19. Asimismo, reportó que el 48 % de mujeres que enfrentan barreras para cubrir las necesidades de empleo, salud, educación y seguridad social por su condición migratoria irregular y por su rol de jefa de hogar.

Actualmente, el proyecto “Alma Llanera” de CARE Perú está trabajando para promover la construcción de un entorno protector para la población migrante venezolana, en especial a mujeres y adolescentes, por lo que se viene difundiendo información sobre los mecanismos de denuncias ante casos de violencia basada en género y se están capacitando a operadores de justicia y servicios de protección. También, se está brindando soporte y contención emocional frente al COVID-19 con profesionales de salud mental.

Asimismo, para mejorar sus medios de vida, se están implementando capacitaciones en emprendimiento, para identificar ideas de negocio, así como capacitaciones en habilidades blandas y duras para mejorar la empleabilidad y darles mayores oportunidades de ingresar al mercado laboral en las zonas de intervención del proyecto.

En estos tiempos difíciles, CARE Perú continuará trabajando por la integración sostenible de refugiados y migrantes venezolanos. Seguiremos garantizando que las mujeres, adolescentes y niñas migrantes y refugiadas puedan acceder a servicios esenciales, en igualdad de oportunidades, y cuenten con las herramientas para que puedan salir adelante y superar esta situación.

Volver a lo Último