fbpx

Los comedores populares son organizaciones sociales dedicadas a la preparación de alimentos para personas y familias vulnerables que presentan alto riesgo nutricional, en especial para niños, madres y adultos mayores. Estos son conformados principalmente por mujeres madres de familia, que dedican parte de su tiempo a administrar los alimentos, mantener el orden y cocinar diariamente para que ninguno de los beneficiarios y beneficiarias se quede sin un plato de comida.

El objetivo es entregar una ración de comida nutritiva al día; para lograrlo, se organizan desde muy temprano para preparar la comida diaria que debe estar lista antes del mediodía. Además de cumplir una labor de ayuda social al distribuir la comida entre quienes más lo necesitan, estas mujeres son agentes de cambio en su comunidad, pues reciben capacitaciones sobre nutrición, salubridad y liderazgo, así, promueven una alimentación saludable.

Protocolos de limpieza

Las socias también deben seguir protocolos de higiene y seguridad, tanto para preparar y manipular alimentos, como para mantener el orden y entregar las raciones sin problemas. Debido a la pandemia por COVID-19, estas medidas se han hecho más estrictas y se han incorporado también nuevos puntos para prevenir el contagio del virus.

Por ejemplo, antes de ingresar a cocinar, deben emplear mascarilla, mandil, redecilla para el cabello y guantes, así como evitar usar aretes, pulseras o anillos. Asimismo, deben desinfectar su calzado, lavar sus manos con agua y jabón por al menos 20 segundos y desinfectar el espacio y utensilios de trabajo. De igual forma, los alimentos deben pasar por un proceso de lavado y limpieza estricta; por ejemplo, los productos frescos como las verduras y los tubérculos deben ser lavados y desinfectados, así como los envases donde se almacenan.

Ya al momento de entregar la comida, los beneficiarios y beneficiarias deben asistir con mascarilla, hacer su cola respetando el mínimo de dos metros de distanciamiento social y llevar sus envases limpios y desinfectados. Sobre esto, Rosa Mendoza Zevallos, presidenta del comedor infantil Santa Rosa de Villa El Salvador, comenta que “deben venir con sus mascarillas y mejor si es con máscara facial. Primero tienen que lavarse las manos con agua y jabón que están en la puerta del comedor y también se les echa alcohol al llegar y salir”.

Para Rosa Mendoza, lo más satisfactorio es que la gente reconozca el trabajo diario que realizan. “Es muy bueno y gratificante cuando la gente te agradece con cariño, a veces con mucho más cariño que tu propia familia”, comenta.

Con el objetivo de continuar brindando almuerzos a personas en situación de vulnerabilidad durante la emergencia sanitaria, la iniciativa “Alimenta su fuerza” de CARE Perú une esfuerzos con la campaña #YoMeSumo del BCP, para juntos entregar una ración de comida nutritiva a 1 500 personas en 12 comedores populares, fortaleciendo también las capacidades de más de 60 socias de cocina.

En su primera etapa, “Alimenta su fuerza” ya ha entregado más de 125 000 raciones de comida. Con esta nueva alianza empezamos una segunda etapa que incluirá información acerca de la importancia de la salud, nutrición, así como de habilidades blandas para el empoderamiento de la mujer. De esta forma, motivamos la continuidad del proyecto y reafirmamos nuestro compromiso de promover una alimentación saludable en las zonas más vulnerables del país.

Auditados por
Ernst & Young

CARE Perú obtuvo el certificado de homologación por 3 años a solicitud de Compañía Minera Antamina en marzo de 2021