fbpx

Desde el 2016, el proyecto Niñas con Oportunidades de CARE Perú busca que adolescentes de zonas rurales y periurbanas desarrollen competencias y habilidades para su futuro, promoviendo que continúen sus estudios en un contexto inclusivo, equitativo y con igualdad.

En esta entrevista, Karina Pineda, jefa del proyecto Niñas con Oportunidades, explica el contexto actual de desigualdad que enfrentan millones de adolescentes en nuestro país y cómo desde CARE Perú trabajamos para cerrar estas brechas en la educación.

1. EN LA ACTUALIDAD, ¿CUÁLES SON LOS PROBLEMAS QUE AFECTAN MÁS A LAS NIÑAS Y ADOLESCENTES DE ZONAS RURALES Y PERIURBANAS?

En la actualidad, las niñas y adolescentes enfrentan varias problemáticas, pero podríamos decir que un problema general que genera consecuencias específicas son los estereotipos de género que viven en sus escuelas y su comunidad. Por ejemplo, muchas veces no se prioriza para ellas las actividades educativas o formativas-laborales. Se les estigmatiza si ellas están interesadas en temas de ciencias o en actividades físicas.

En relación a su sexualidad, también hay ciertos estereotipos y roles. Si bien en la actualidad ha aumentado la tasa de matrícula, la deserción escolar ha aumentado en mujeres, por razones como el matrimonio o embarazo. En zonas rurales el embarazo adolescente alcanza un 12%. También, hay razones económicas y por temas familiares, ya que en ellas recaen las tareas del hogar y el cuidado.

En el área de ciencia y tecnología, solamente 8,7% de mujeres en secundaria aprenden lo que tienen que saber en esta área, en cambio los hombres alcanzan un 11% del nivel satisfactorio. En matemáticas y comunicaciones, la situación no es muy diferente. De acuerdo a las cifras del INEI, podemos estimar que menos del 15% de mujeres jóvenes en zonas rurales accede a la educación superior. Hay una brecha de aprendizaje que es muy importante cubrir.

2. EN ESE SENTIDO, ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE TENER UNA EDUCACIÓN CON ENFOQUE DE GÉNERO?

El enfoque de género en la educación es fundamental porque permite que la comunidad educativa y, a través de ella, las y los estudiantes, sus docentes y familias, reconozcan la igualdad en derechos y valores entre hombres y mujeres. También reconoce que hay ciertas problemáticas que hay que abordar para que las mujeres tengan igualdad de oportunidades y se puedan desarrollar en la escuela. Si las y los docentes no trabajan sus propias actitudes, y percepciones, van a seguir colocando a las estudiantes en una posición que no les favorece para su desarrollo, y sus compañeros van a crecer con estigmas, creyendo que efectivamente ellas deberían dedicarse exclusivamente a temas del hogar.

De igual manera, es básico por temas de protección, ya que incluye el trabajo en Educación Sexual Integral (ESI). Les ayuda a aprender a reconocer sus cuerpos y sus derechos y, por ende, postergar el inicio de relaciones sexuales, conocer otros métodos para prevenir embarazos no deseados, así como identificar relaciones sentimentales sanas. Asimismo, trabajamos con todo el entorno de las estudiantes, vamos a poder prevenir y atender casos de violencia sexual. De esta manera, buscamos que las adolescentes puedan avanzar en aspectos educativos y laborales.

3. ¿DE QUÉ MANERA CONTRIBUIMOS A COMBATIR ESTAS PROBLEMÁTICAS DESDE EL PROYECTO NIÑAS CON OPORTUNIDADES?

Desde Niñas con Oportunidades estamos trabajando con una estrategia que es sistémica, que trabaja con las estudiantes de forma integral y con los demás miembros de la comunidad educativa. En esta intervención también participan sus compañeros de aula y que reconozcan la importancia de esta temática. Esto ha demostrado que generan entornos más seguros y protectores.

En ese marco, intervenimos con los siguientes ejes: el desarrollo de las habilidades socioemocionales, la autoestima, la confianza en sí mismas y el reconocimiento de las debilidades y fortalezas, y a partir de ello, aprender a comunicarse efectivamente, fortalecer su capacidad de resiliencia y resolver problemas. Además, trabajamos la educación sexual integral (ESI), con la prevención, conocimiento del propio cuerpo y el desarrollo de la sexualidad. De manera que estén empoderadas y empoderados para llevar relaciones saludables, evitando embarazos no deseados o infecciones de transmisión sexual.

También, las estudiantes desarrollan proyectos de vida y se plantean un objetivo grande para encaminar sus acciones, con metas y plazos hacia dónde quieren ir, que el proyecto acompaña con otras acciones, como ayudarlas a elaborar un itinerario formativo laboral. Finalmente, se encuentra el componente de educación financiera con metodología STEAM (ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas, por sus siglas en inglés), en el que las y los estudiantes, de la mano con los docentes, identifican los problemas que les afectan y generan proyectos donde aplican sus conocimientos para proponer soluciones innovadoras. En ese sentido, pueden generar sus propios emprendimientos en el futuro y fortalecer sus habilidades para la empleabilidad.

4. ¿CUÁLES SON LAS METAS QUE TIENE EL PROYECTO NIÑAS CON OPORTUNIDADES PARA ESTE AÑO 2022?

Este año, nuestra meta es llegar a 3 500 estudiantes mujeres de 3ro, 4to y 5to de secundaria en 46 instituciones educativas en Amazonas, Cajamarca, Huancavelica, Lambayeque, Lima y Callao. Al trabajar también con los estudiantes varones, el número total es de 7 000 estudiantes aproximadamente.

Cada año que implementamos el proyecto Niñas con Oportunidades, podemos evidenciar la mejora de sus aprendizajes en las áreas mencionadas, su bienestar integral y una mayor motivación para permanecer en la escuela y continuar con sus trayectorias educativas.

Auditados por
Ernst & Young

CARE Perú obtuvo el certificado de homologación por 3 años a solicitud de Compañía Minera Antamina en marzo de 2021