Clorinda Flores (2)

Según el Mincetur, el 74% de los artesanos inscritos en el Registro Nacional del Artesano, son mujeres. En ese sentido, en un sector mayoritariamente femenino, las brechas de género estructurales también se manifiestan en la práctica de esta actividad que, además de preservar la tradición y cultura, tiene un gran potencial de desarrollo como actividad productiva. En el Día del Artesano Peruano, Ruddy Agurto, especialista en empoderamiento económico de mujeres de CARE Perú, resalta la necesidad de implementar una estrategia con enfoque transversal de género que atienda a los principales obstáculos que enfrentan las mujeres artesanas en su camino al éxito empresarial.

Para el especialista, el Mincetur, Ministerio de Cultura, Ministerio de la Producción y el Ministerio de la Mujer realicen un trabajo conjunto que fortalezca la artesanía como una alternativa de negocio sostenible, más aún si se relaciona con el turismo. “La artesanía es una actividad productiva que forma parte de la llamada nueva ruralidad, que hace alusión a la construcción de estrategias de mejoramiento de la calidad de vida del espacio rural. A diferencia de la agricultura y la ganadería, que son muy sensibles a los ya frecuentes cambios climáticos, quienes se dedican a la elaboración de artesanía pueden recuperarse más rápido de los efectos negativos del cambio climático”, sostiene Agurto.

Sin embargo, además de las dificultades propias del escenario rural, las artesanas se ven afectadas principalmente por el uso del tiempo en el hogar y su nivel educativo. Estos factores combinados, y sumados a la ruralidad, limitan el acceso al desarrollo de sus capacidades productivas y comerciales, como investigaciones para mejorar el uso de tintes, uso de hornos mejorados, el uso de redes sociales, ventas por la web, entre otras. La digitalización del negocio de la artesanía y su articulación con el turismo también son piezas fundamentales para acceder a nuevos mercados y, mientras no se logren, las artesanas no podrán consolidar su arte como un negocio rentable”, manifiesta el especialista.

En 2018, el Ministerio de la Producción lanzó el programa Mujer Produce, y este año ya se ha iniciado la convocatoria para cofinanciar negocios liderados por mujeres, lo cual significa un importante avance, pero, para el especialista, aún hace falta incluir en esos programas a la microempresa (negocios que facturan ventas menores a 150 UIT). “Es allí es donde están la mayor cantidad de negocios liderados por mujeres y que muchas veces se quedan como emprendimientos eternos solo de mercado muy local”, señala.

Desde CARE Perú, trabajamos con más de mil mujeres artesanas desde el 2016 a través del proyecto “Mujeres en la empresa”, que tiene por objetivo fortalecer las capacidades de gestión empresarial con enfoque de género de 6 mil mujeres emprendedoras, además de conectarlas con otras iniciativas de capacitación y financiamiento públicas y privadas para que desarrollen negocios competitivos y viables, y así generen fuentes de ingresos para sus familias y sus comunidades.

Sobre CARE Perú

CARE es un líder global dentro de un movimiento mundial dedicado a erradicar la pobreza. Somos reconocidos en todas partes por nuestro compromiso inquebrantable a favor de la dignidad de las personas. Ponemos a mujeres y niñas al centro porque sabemos que no podemos superar la pobreza a menos que todas las personas tengan igualdad de derechos y oportunidades. Nuestra experiencia en el país y a nivel internacional, demuestra que cuando niñas de escasos recursos se empoderan, su éxito beneficia todo su entorno. Enfocarnos en ellas es estratégico para lograr el desarrollo del país.

 

REPOSITORIO
JUNTOS ANTE
EL ZIKA
ver más Toma acción
HAZ UNA
DONACIÓN
ver más Haz una donación
PONTE EN
CONTACTO
ver más Ponte en contacto
SUSCRÍBETE
Ir al formulario