fbpx

Según el Instituto Geofísico del Perú, nuestro país es uno de los territorios con mayor potencial sísmico, debido a que se sitúa en el denominado Cinturón de Fuego del Pacífico, zona que concentra el 85% de la actividad sísmica mundial. Además, la costa peruana está afectada por el cruce de dos placas tectónicas: la de Nazca y la Continental, provocando estos fenómenos en su fricción.

La prevención es la mejor estrategia para protegerse ante eventos sísmicos. “Tenemos que ser conscientes que las emergencias siempre se van a presentar. Debemos estar preparadas y preparados y tenemos que planificar nuestro desarrollo, incluyendo lo que podría ocurrir con un evento adverso”, señaló Lucy Harman, Gerenta de Gestión de Riesgos de Desastres y Respuesta a Emergencias de CARE Perú.

Una de las principales acciones preventivas es la participación en simulacros. En estas prácticas se aprende a reaccionar en una emergencia, así como a identificar posibles fallas en los protocolos de actuación. Por este motivo, la participación de todas las personas que se encuentran en un inmueble y son parte de una comunidad es indispensable.

En caso de sismos, el Instituto Nacional de Defensa Civil indica que lo que primero es que se debe hacer es mantener la calma. De igual manera, recomienda contar con una mochila de emergencia que contenga artículos esenciales para cada miembro de la familia, así como elaborar un plan de evacuación y verificar las vías de salida.

Consejos para participar en simulacros

  • Simula que estás viviendo una situación de emergencia.
  • Elabora un Plan Familiar de Emergencia en el que cada miembro asuma la responsabilidad.
  • Realiza el simulacro de forma sorpresiva.
  • Utiliza las rutas de evacuación establecidas.

Es muy importante realizar el Plan Familiar de Emergencia y participar en los simulacros, ya que los sismos y otras emergencias pueden ocurrir en cualquier momento. Por otro lado, en el contexto de pandemia por la COVID-19 se debe considerar las medidas de seguridad al evacuar, como el uso de la mascarilla y el distanciamiento físico.

“La gestión del riesgo está más vinculada al desarrollo que a la respuesta de la emergencia. Por ejemplo, si ocurre un terremoto o inundación, posiblemente vuelva suceder. Entonces, no se debe esperar a que suceda un evento adverso, sino que se tiene que tratar de evitar o, en todo caso, prevenir que el daño sea mayor, y eso es lo que llamamos la resiliencia”, mencionó Lucy Harman.

Desde hace más de 51 años, CARE Perú viene trabajando en la adaptación e innovación para generar más mecanismos, y protocolos de gestión en riesgos y emergencias, que ayuden a reducir la vulnerabilidad de poblaciones en riesgo.

Auditados por
Ernst & Young

CARE Perú obtuvo el certificado de homologación por 3 años a solicitud de Compañía Minera Antamina en marzo de 2021