fbpx

La salud mental ha tomado una relevante importancia en la actualidad debido al impacto que ha tenido la pandemia en el entorno familiar. Las niñas, niños, jóvenes y mujeres han sido algunas de las poblaciones más afectadas por las medidas restrictivas del aislamiento social, presentando cuadros de ansiedad y depresión.  Asimismo, esta problemática se ha agudizado en otras poblaciones en estado de vulnerabilidad, como las personas que tienen adicciones a sustancias.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, entre enero y agosto del 2021, los hospitales generales y los centros de salud tradicionales, así como los de salud mental, brindaron un total de 39,186 atenciones de casos de adicciones a sustancias adictivas. En total, 813.246 personas se atendieron por casos relacionados a la salud mental.

GROW: Desarrollando Capacidades para la Atención por Abuso de Sustancias Sensible al Género

En CARE Perú sabemos que el cuidado de la salud mental es fundamental para el bienestar integral de las personas. Por ello, desde el 2014, venimos implementando el Proyecto GROW: Desarrollando Capacidades para la Atención por Abuso de Sustancias Sensible al Género, una propuesta innovadora con enfoque de género y basada en evidencias para mejorar el acceso, calidad y uso a servicios de salud mental y cuidado de mujeres, jóvenes y población LGBTIQ+.

En la actualidad, en el Perú hay 1,043 establecimientos de primer nivel de atención en salud mental, con un total de 2,214 profesionales en psicología, 155 centros de salud mental comunitaria, 24 unidades de hospitalización y adicciones en hospitales generales y 11 hogares protegidos.

Gracias a un un esfuerzo conjunto entre el Ministerio de Salud, la Sercción de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley de la Embajada de los Estados Unidos en el Perú, la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (DEVIDA) y CARE Perú, el proyecto trabaja en el fortalecimiento de capacidades del personal de salud y equipos multidisciplinarios a nivel nacional, conformados por médicos/as psiquiatras, médicos/as generales, médicos de Familia, psicólogos/as, enfermeras, trabajadoras sociales, entre otros.

GROW ha permitido que profesionales en salud de las 25 regiones el país profundicen sus conocimientos y buenas prácticas basadas en evidencias científicas, identificando las necesidades más específicas de mujeres y adolescentes en la atención de su salud mental, violencia y problemas del consumo de sustancias. . El abordaje, tratamiento, referencia y contrarreferencia de personas con problemas de consumo de sustancias y violencia doméstica, se basa en una atención libre de prejuicios y discriminación a cada usuaria y usuario que llega a los servicios.

Adicionalmente, el proyecto ha avanzado con la  implementación del Currículo Especializado SOGI:  Intersección del Abuso de Sustancias, la Orientación Sexual y la Identidad de Género, en 11 regiones del país, capacitando a un equipo multidisciplinario de salud mental para brindar una atención oportuna, de calidad, libre de estigma y discriminación   a personas de la población LGTBIQ+ que demandan antención de salud mental y tienen problemas del consumo de sustancias, esta es una iniciativa pionera en America Latina.

Gracias al Proyecto GROW, se ha logrado el siguiente impacto:


732 facilitadores
regionales GROW

552 faciltadores
regionales SOGI

8975 profesionales
en replicas GROW a nivel nacional

6 010 profesionales
en réplicas SOGI en 13
regiones intervenidas

50 representantes de la comunidad LGTBIQ

participan en la capacitación como Facilitadores Regionales

171 050 población informada
 y sensibilizada sobre donde buscar ayuda



Aún en el contexto de la pandemia de la COVID-19, el Proyecto GROW no se detuvo, lo cual refleja el enorme compromiso del MINSA, las autoridades locales, regionales las y los funcionarios/as y profesionales de salud. Las personas participantes del proyecto se han convertido en agentes de cambio frente al problema de adicciones en el país y su contribución repercute en la mejora de la salud mental de la población, especialmente de quienes se encuentran en condiciones de mayor vulnerabilidad.

Desde el 2020, empezamos con una iniciativa piloto para la articulación entre el sector justicia y el sector salud. Este piloto se está desarrollando en la región Ayacucho y busca movilizar la participación multisectorial y orgnanizaciones de la sociedad civil para contribuir con evidencias significativas mejorar  el acceso a los servicios de salud mental comunitarios de losdolescentes y jóvenes que tienen problemas del consumo de sustancias y conflicto con la ley penal  en los programas Justicia Juvenil Restaurativa (JJR) del Ministerio Público  y el Programa Nacional de Centros Juveniles (PRONACEJ) del MINJUSDH.

 


Asimismo, se llevó acabo la articulación con la academia, a través de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, con quienes se logró la aprobación de la segunda especialidad profesional para la atención de adicciones con enfoque de género aprobado por la SUNEDU. Los profesionales certificados por el currículo GROW son reconocidos con dos semestres académicos y para concluir llevan sólo un semestre en la universidad

CARE Perú reafirma su compromiso para la mejora en la atención de la salud mental, con un enfoque de género. De esta manera, continuaremos colaborando en el trabajo junto a un equipo multidisciplinario y multisectorial que apoya la actual reforma de salud mental en beneficio de la población peruana.

Auditados por
Ernst & Young

CARE Perú obtuvo el certificado de homologación por 3 años a solicitud de Compañía Minera Antamina en marzo de 2021