Con 50 años en el Perú, desde CARE hemos buscado crear un país más inclusivo, donde las niñas y las mujeres vivan en igualdad de oportunidades y con menos pobreza. Nuestro rol como facilitador de procesos de cambio social, a través del trabajo en alianzas y el fortalecimiento y la vinculación con diferentes actores, nos ha permitido generar un conjunto de modelos y soluciones innovadoras con potencial de ser escalables. Nuestras intervenciones aportan al diseño e implementación de políticas públicas a favor de las poblaciones más vulnerables. Además, como organización contribuimos a lograr impactos duraderos y significativos en la erradicación de la pobreza y la justicia social apoyándonos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En ese sentido, la igualdad de género (ODS 5) se sitúa en el centro de nuestras ambiciones programáticas y está impregnada en todo nuestro trabajo.

Como miembro de la Confederación de CARE Internacional, nuestro objetivo es lograr la justicia social a través de la igualdad de género, lo que implica mejorar el acceso a recursos y oportunidades para niñas y mujeres. Para lograrlo, continuaremos facilitando procesos de articulación y diálogo con los gobiernos locales y regionales, con ministerios, organizaciones sociales, el sector privado, la academia y la cooperación internacional para establecer los acuerdos necesarios que fomenten el cambio social y la búsqueda de soluciones sostenibles.

Usamos la evidencia y el aprendizaje de nuestros programas para influir de forma más amplia y para llevar a escala soluciones efectivas. Es así que, en asociación con una amplia gama de actores de la sociedad civil, los gobiernos y el sector privado, trabajamos en tres roles principales que cumplen un papel crucial y complementario:

Acción humanitaria:

Respondemos a las situaciones de emergencia para salvar vidas, dando una atención especial a las necesidades de las niñas, mujeres y de las poblaciones más vulnerables. Nuestra acción humanitaria incluye la preparación y acción temprana, así como la respuesta y recuperación. Asimismo, constituye uno de los pilares para un desarrollo equitativo post emergencia.

Promoción de cambios sostenibles y soluciones innovadoras:

Nuestros programas usan soluciones innovadoras para el desarrollo sostenible y promueven la creación de pilotos y modelos de desarrollo que permiten un mejor acceso a servicios esenciales, al desarrollo de capacidades, la reducción de riesgos y el empoderamiento de las personas más vulnerables, particularmente de las niñas y mujeres. Además, se basan en una comprensión profunda de los factores que fomentan la pobreza y la injusticia social en cada contexto, poniendo especial atención en las necesidades marginadas y las causas estructurales de la pobreza y la exclusión.
De la mano de nuestros socios y aliados, nos centramos en abordar la búsqueda de soluciones conjuntas que hagan posible un mayor derecho a la salud y educación de calidad; el derecho a una vida libre y sin violencia; el derecho a la seguridad alimentaria y nutricional; el derecho al agua; la conservación del medio ambiente y la biodiversidad en contextos de cambio climático, así como el empoderamiento económico de las mujeres y la inclusión financiera para que cada vez más mujeres tengan el mismo acceso y control sobre los recursos económicos, los activos y las oportunidades. 

Multiplicación del impacto:

Todo nuestro trabajo busca impactar en las comunidades en las que trabajamos y más allá de ellas. Usamos la evidencia y el aprendizaje de nuestra acción humanitaria y los programas de desarrollo de largo plazo para influir en cambios sociales más amplios. A través de este rol, podemos contribuir a un impacto más profundo y sostenible documentando modelos exitosos, potenciando el conocimiento, incidiendo en la adopción y la expansión de enfoques probados, abogando por las políticas públicas a favor de las personas más pobres y excluidas, influyendo en tomadores de decisión a todo nivel para el cambio de políticas y prácticas y meditando el diálogo entre actores.

Desde CARE, agradecemos a todos nuestros socios, aliados y donantes por la confianza depositada en este último año y los alentamos a continuar trabajando siempre juntos y a seguir sumando fuerzas hasta lograr el fin de la pobreza.