Llevamos 50 años en el Perú promoviendo la justicia social, reduciendo la pobreza y salvando vidas. En todos estos años al servicio del desarrollo de las poblaciones más vulnerables, nos une un propósito común: contribuir para que el Perú sea un país más sostenible para todas y todos.

Desde CARE Perú, estamos orgullosos de contribuir con el resto de CARE, organización internacional que trabaja en más de 100 países y cuenta con más de 75 años de experiencia alrededor del mundo. No cabe duda de que el aprendizaje y la articulación del know-how entre los países es una de las grandes fortalezas que nos caracterizan.

El 2020 ha sido un año difícil; sin embargo, la asistencia oportuna que logramos brindar desde CARE Perú durante la coyuntura de la COVID-19 ha sido una de las grandes satisfacciones. Abordamos desafíos inesperados, supimos adaptarnos a las nuevas necesidades y aplicamos la tecnología a todos los proyectos que lideramos y ejecutamos. Al mismo tiempo, demostramos nuestra resiliencia y nuestra capacidad para innovar sirviendo a las poblaciones más vulnerables, todo ello gracias al esfuerzo y compromiso del increíble grupo humano que conforma la familia de CARE Perú. ¡Gracias!

Entre las iniciativas que han tenido más impacto resaltamos el proyecto “Aprendemos +, Crecemos y Emprendemos Siempre”, el cual viene contribuyendo a la mejora de aprendizajes en las áreas curriculares de Comunicación, Matemática y Personal Social, además de fortalecer las habilidades socioemocionales y capacidades emprendedoras de las y los estudiantes. El año pasado participaron directamente en el proyecto 1 420 mujeres y de forma indirecta un total de 2 480 (PIIRS, 2020). Una de las acciones más significativas que logramos fue la entrega de 2 288 tabletas con contenidos informativos, innovadores y educativos a estudiantes en las zonas de intervención tras la suspensión de las clases presenciales.

Otro proyecto con gran impacto fue Alimenta su Fuerza, el cual nació en la pandemia como iniciativa para brindar un alimento nutritivo diario y balanceado a miles de personas en situación de pobreza o pobreza extrema a través de comedores populares. Gracias al apoyo de la sociedad civil, organizaciones y empresas que donaron a esta iniciativa, se ha logrado alimentar a 2 945 personas y se han entregado 195 331 raciones de comida en 16 comedores populares en el Cercado de Lima, Lurín y Villa El Salvador. Asimismo, se ha capacitado a 115 socias de cocina en temas como nutrición, buenas prácticas de higiene, gestión de comedores, liderazgo y habilidades blandas.

Por mencionar uno más, el proyecto Ella Alimenta al Mundo ha logrado alto impacto en poco tiempo. Gracias a él, las mujeres agricultoras fortalecen constantemente sus capacidades para llevar una mejor alimentación a sus hogares, haciendo énfasis en la preparación de alimentos ricos en hierro. De esta manera, a través del componente nutricional del proyecto y en articulación con ministerios y gobiernos regionales y locales, contribuimos a la reducción de la anemia y desnutrición crónica infantil en menores de 5 años, gestantes y mujeres en edad fértil de Lima, Piura e Ica. A la vez, este proyecto tiene como objetivo incrementar los ingresos económicos familiares, asegurando que estas acciones tengan sostenibilidad en el tiempo. En la actualidad, la iniciativa ya se ha adaptado para continuar capacitando a más de 3 000 mujeres a través de herramientas virtuales y otros medios de difusión locales.   

En CARE Perú valoramos la diversidad de género, edades, etnias y habilidades cognitivas; siempre apuntamos a la inclusión porque si bien la experiencia individual y la destreza técnica de cada uno es importante, la magia se da cuando trabajamos por un propósito común. Es en ese espacio donde nuestras individualidades se encuentran y logramos una visión más amplia y, sin duda, más innovadora en beneficio de las comunidades a las cuales servimos.

De igual forma, reconocemos el compromiso de cada una de las empresas y donantes. Agradecemos infinitamente su confianza en nuestras iniciativas, las cuales buscan convertir sus aportes en vehículos de impacto social. Nuestros donantes y aliados hacen posible nuestros programas, por eso, continuaremos trabajando de la mano con ellos para incidir y amplificar el impacto social.

Finalmente, celebramos al equipo de CARE Perú por su vocación para generar bienestar sostenible y a los miembros del Comité Directivo por su activo apoyo a nuestro equipo. No quiero cerrar estas líneas sin expresarle nuestra especial gratitud a Óscar Caipo, quien sirvió como presidente del Consejo Directivo por tantos años, aportando al equipo una visión estratégica volcada al desarrollo sostenible de la organización. 

¡Gracias a todas y todos! Tenemos una monumental tarea por delante. Estoy segura de que juntas y juntos, lo lograremos.